Un aeropuerto sin pasajeros en pleno Teruel

Un aeropuerto sin pasajeros en pleno Teruel

Los cielos han experimentado un enorme vacío a causa del COVID-19, lo que representa un desafío para las aerolíneas que por el momento tienen cientos de aeronaves sin uso.  En concreto, se calcula que más de 16.000 aviones de pasajeros están en tierra en todo el mundo y encontrar espacio para estacionar y conservar estas máquinas se ha convertido en un verdadero reto. Además de buscar aparcamiento en las pistas de aeropuertos, algunos operadores han apostado por instalaciones de almacenamiento. Pero, ¿Dónde se pueden encontrar ‘parkings’ tan grandes para refugiar cientos de aviones?

 

Alrededor del mundo existen aeropuertos vacíos en donde se almacenan estas máquinas. El estacionamiento más grande de estas naves en Europa se encuentra en medio de un desierto en el corazón de la España vacía. Se trata del aeródromo de Teruel. Construido en los años 30, los aviones se envían aquí por periodos de corta y larga duración por el clima seco y favorable para los marcos metálicos. Normalmente, las instalaciones están relativamente llenas; sin embargo, al golpear la crisis sanitaria, a partir de finales de marzo, empezaron a llegar aviones cuando las aerolíneas ya no sabían qué hacer con ellos. Sólo el 3 de abril recibieron cinco Boeing 747 y dos Boeing 777, dos modelos estrella en el mundo de la aviación. Para junio estaban funcionando casi a máxima capacidad.

 

Debido al elevado precio de los aviones, deben mantenerse siempre a punto de poder volar o nunca podrán amortizar su valor. El mantenimiento de estas aeronaves no es nada fácil ya que no pueden ser simplemente desempolvadas para volver a la acción, sino que necesitan de mucho trabajo y cuidado mientras están almacenadas. Los motores tienen que ser encendidos cada semana durante 15 minutos y el aire acondicionado también para eliminar la humedad, los tanques de agua tienen que ser drenados y las cubiertas tienen que ser impresas en 3D para proteger los aviones de los insectos y la humedad, los neumáticos de los aviones deben ser movidos para que no se desinflen, y muchas más cosas que hacen del cuidado de estas máquinas un proceso muy complejo. Las aerolíneas esperan que al acabar la crisis, sus aviones estén listos para volver a volar.

Entradas relacionadas