La fortaleza de la imagen turística de España

La fortaleza de la imagen turística de España

El COVID-19 ha supuesto un gran reto para el sector turístico, un sector que se ha visto especialmente afectado por la crisis sanitaria y que mayores pérdidas ha sufrido por las abundantes restricciones, nacionales e internacionales, que limitan su actividad. Sin embargo, las restricciones internacionales a la movilidad provocadas por la necesidad de combatir la pandemia no están afectando especialmente a España como destino, según reflejan diversos estudios publicados recientemente y que miden la intención de volver a viajar del turista internacional.

 

A pesar de las incertidumbres a las que se enfrenta el sector en el 2021, hay razones para ser optimistas. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, manifestó que “nuestra imagen no se ha visto perjudicada y hay un deseo de los turistas de volver a viajar a España”. Esto lo afirmó en las jornadas virtuales “Reset and Restart: Nuevas oportunidades para un sector de futuro”, que organizó Turespaña. En estas mismas jornadas se presentó el informe general de resultados del “Estudio de posicionamiento de España como destino turístico” por el Real Instituto Elcano y Turespaña. Fernando Valdés, secretario de Estado de Turismo y presidente de Turespaña, afirmó que este informe confirma la fortaleza y la competitividad en materia turística del país. Además, Carmen González Enríquez, investigadora principal del Real Instituto Elcano, añadió que España sigue siendo uno de los destinos favoritos y con mejor reputación de Europa.

 

A pesar de la fortaleza de la imagen turística de España, el estudio también resalta algunas de las debilidades del sector como la masificación, la poca diversidad en la oferta y la necesidad de moverse hacia una industria más sostenible, y señala que esta crisis supone una gran oportunidad de transformación. Ante el problema de la masificación, tienen que desarrollar planes de sostenibilidad turística y para incrementar la diversificación deben apostar por la creación de nuevos destinos turísticos. Miguel Sanz Castedo, director general de Turespaña, manifestó que hay una demanda mundial de los valores relacionados con la sostenibilidad y que con el impacto de la pandemia, muchos mercados decidieron incorporar la sostenibilidad.

 

Todos estos factores pueden ayudar a potenciar el turismo en España; sin embargo, la COVID-19 es obviamente el principal freno al turismo internacional y si hubiera garantías de seguridad sanitaria estarían más inclinados a viajar. En este asunto, Maroto también opina que hay razones para ser optimistas: “La primera certeza es la disponibilidad de vacunas y el inicio de la vacunación en muchos países que ofrecen un horizonte de esperanza para inmunizar a una mayoría de la población que estaría en condiciones de viajar con seguridad a finales de primavera, donde esperamos esté inmunizada entre un 30 y un 40% de la población. La segunda certeza es que sabemos que la recuperación de la movilidad traerá consigo una rápida reactivación de turismo”. Turespaña con su estrategia de comunicación ‘Travel Safe’ está posicionando a España como prescriptora de viajes seguros, un factor clave para el país. Además,  el Gobierno está trabajando ya en un plan de modernización y competitividad del sector turístico que contará con una inversión de 3.400 millones de euros en los próximos tres años procedentes del fondo de recuperación europeo Next Generation.

 

Con todo esto podemos concluir que, a pesar de la incertidumbre y los retos, hay razones suficientes para ser optimistas sobre el futuro del sector turístico en España.

 

 

Entradas relacionadas