La carga mundial contribuye al desarrollo económico mundial y crea millones de puestos de trabajo

La carga mundial contribuye al desarrollo económico mundial y crea millones de puestos de trabajo

¿Sabías que en todo el mundo, en 24 horas de carga aérea, se transportan más de 80.000 flores, 20 millones de paquetes, 140.000 toneladas de carga, 1,1 millones de smartphones, 6.849 vacunas, más de 200 caballos de carreras y 898 millones de cartas? ¿Sabías que una pelota de tenis se crea transportando materiales desde 14 países a lo largo de 50.000 millas?

 

En muchas ocasiones al pensar en el sector de la aviación lo primero que nos viene a la cabeza son millones de pasajeros volando de un destino a otro. En cambio, la aviación comercial engloba tanto al transporte aéreo de viajeros como el transporte aéreo de mercancías, también conocido como carga aérea. En nuestro país, el fin de la Primera Guerra Mundial marcó el inicio de la aviación comercial y, de hecho, los primeros ‘pasajeros’ que volaron fueron las sacas de correos. En España, y en otros países del mundo, los inicios de la actividad aeronáutica estuvieron muy ligados a los servicios postales.

 

En la actualidad, la carga aérea contribuye a transportar envíos importantes por todo el mundo y facilita la cadena de suministro de muchas industrias. Las vacunas, por ejemplo, salvan cada año 2,5 millones de vidas. Gracias a las cadenas de suministro, las vacunas pueden llegar a su destino a tiempo para ser eficaces. La carga aérea es fundamental para transportar estos productos farmacéuticos sensibles a la temperatura en las mejores condiciones, utilizando tecnologías y procedimientos modernos. Algo que, a todas luces, será esencial para el suministro de la vacuna de la COVID-19 en el mundo entero.

 

Como hemos dicho anteriormente, muchas veces asociamos los aviones simplemente con el hecho de viajar, pero la carga aérea es un facilitador del comercio que contribuye al desarrollo económico mundial y crea millones de puestos de trabajo. La economía mundial depende de la capacidad de entregar productos de alta calidad a precios competitivos a los consumidores de todo el mundo. Los países con un 1% de mejor conectividad de carga aérea participan en un 6% más en el comercio, según IATA. Mediante la aplicación de políticas que promuevan el movimiento eficiente de la carga aérea, los gobiernos tienen un enorme potencial para mejorar su competitividad comercial a nivel mundial.

 

En España, en el 2018, el tráfico de mercancías rebasó el millón de toneladas, un incremento del +9,9% respecto a 2017, según CEOE. Este aumento vino motivado por el crecimiento del transporte internacional (+11,4%). En este sentido, cabe destacar el importante papel que el transporte por vía aérea ha tenido en los últimos años en la internacionalización de las empresas textiles y farmacéuticas españolas. España debe continuar impulsando el transporte aéreo de mercancías aprovechando su posición geográfica y el elevado número de conexiones con América.

Entradas relacionadas