El sector aéreo contribuye a posicionar a España como el país más competitivo del mundo en turismo

El sector aéreo contribuye a posicionar a España como el país más competitivo del mundo en turismo

El sector aéreo es un motor estratégico de la economía de España y su contribución resulta esencial para otros sectores que están directamente relacionados como el turismo, el comercio, la logística o la inversión, entre muchos otros. Año tras año España revalida su posición de líder mundial en turismo gracias al trabajo y dedicación de grandes profesionales que se esfuerzan a diario para mejorar la calidad de las infraestructuras y los recursos naturales y culturales de nuestro país.

 

Se estima que el sector del turismo aporta más del 12% del empleo total en España, generando 2,72 millones de puestos de trabajo, mientras que el total de empleos generados por el transporte aéreo, de forma directa, indirecta o inducida, alcanzó los 440.000 empleos, lo que supone un 2% de la población ocupada.

 

Fruto de ese esfuerzo colectivo, España ha sido reconocido como el país más competitivo del mundo en términos turísticos, posición de liderazgo que ostenta desde 2015, según el Índice de Competitividad Turística que elabora el Foro Económico Mundial (World Economic Forum), entre 136 países. El WEF también ha mencionado como factores que mantienen a España como país líder en competitividad turística las “excepcionales infraestructuras” y la calidad del transporte, la preparación en TIC’s o la seguridad.

 

En cuanto al peso del Producto Interior Bruto (PIB) asociado al turismo, medido a través de la demanda final turística, según la Cuenta Satélite del Turismo de España (CSTE), alcanzó los 154.487 millones de euros en el año 2019. Esta cifra supuso el 12,4% del PIB, tres décimas más que en 2018.

 

Más allá de los indicadores económicos que hemos mencionado, la posición geográfica de España y su especial configuración acrecienta la importancia del transporte aéreo, que juega un papel esencial en su conectividad nacional e internacional. El sector aéreo representa un pilar fundamental para el desarrollo social y territorial, ayuda a la conectividad entre miles de personas y acerca a España al mundo.

 

En concreto, España es el segundo país del mundo y el primero de Europa en volumen de ingresos procedentes del turismo internacional. Aeropuertos como el de Adolfo Suárez Madrid-Barajas o Barcelona-El Prat están entre los diez primeros en Europa en cuanto a volumen de pasajeros y número de operaciones. Según CEOE, son además los hubs europeos que más rápido están creciendo, ocupando en 2018 la primera posición en el ránking de crecimiento el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, y la tercera posición el de Barcelona-El Prat.

 

Por todo ello, el sector de la aviación se configura como un pilar clave de la economía española. Su desarrollo y éxito depende de la existencia de un sector de transporte aéreo innovador, competitivo y capaz de afrontar las demandas de los turistas nacionales e internacionales además de los retos propios del siglo XXI.

Entradas relacionadas